lunes, 28 de enero de 2013

La forma de las nubes...

 

Mi madre fue muy imaginativa y con una cierta visión del mundo. No era una gente culta pero era incurablemente romántica y me inició en las novelas de viajes. (...) Mi madre leía mala literatura, no era culta pero su imaginación me abría otras puertas. Teníamos un juego: "Mirar el cielo y buscar la forma de las nubes e inventar grandes historias. "Esto ocurría en Banfield. Mis amigos no tenían esa suerte. No tenían madres que mirasen las nubes, Julio Cortázar.


Fotografía: María Descott, en Austria, 1963