martes, 14 de mayo de 2013

OTOÑO DE LA VIDA


El viento arrebate
nostalgias marchitas
que a pesar de los trenes perdidos
nos sobra esperanza y es hoy todavía.
Es esto lo que llaman otoño de la vida.
Coronar suavemente el espejo
con fotografías.


Legamos criaturas
vivas maravillas
a este valle de lágrimas donde
quisimos triunfar sobre guerra y perfidia.
Es esto lo que llaman otoño de la vida.
Como náufragos darse la mano
en un mar de ruinas.


Edad de escarmientos
y sabiduría.
A seguir en la brecha, gastando
coraje guardado y toda la sonrisa.
Es esto lo que llaman otoño de la vida.
Acudir con primera emoción
a la última cita.


No hay orden que dure.
Tormentas obligan
a mudarse de piel y de nido
y echar por la borda hojarasca y fatiga.
Es esto lo que llaman otoño de la vida.
El amor es más fuerte que nunca
pero uno lo cuida.


María Elena Walsh.
Foto: Sara Facio

lunes, 28 de enero de 2013

La forma de las nubes...

 

Mi madre fue muy imaginativa y con una cierta visión del mundo. No era una gente culta pero era incurablemente romántica y me inició en las novelas de viajes. (...) Mi madre leía mala literatura, no era culta pero su imaginación me abría otras puertas. Teníamos un juego: "Mirar el cielo y buscar la forma de las nubes e inventar grandes historias. "Esto ocurría en Banfield. Mis amigos no tenían esa suerte. No tenían madres que mirasen las nubes, Julio Cortázar.


Fotografía: María Descott, en Austria, 1963