viernes, 23 de noviembre de 2012

La chispa -CLAUDIA MASIN


algo terrible está ocurriendo -mi amor
se está muriendo nuevamente, mi amor que ya murió:
murió y ya lo lloré. Y continúa la música,

la música de la separación: los árboles
se vuelven instrumentos.
Louise Glück


Ya lo lloré, decía, tenía que llorar porque no hay palabra así, no hay.
Cuando yo buscaba esa, la perfecta, capaz de hacer
resucitar los muertos, venía el viento y no dejaba nada en pie.
No hay modo de remediar en el pensamiento ni en el corazón
lo que ocurre en el mundo, te lo dice cada una
de las hierbas del romero, alzando sus ramitas orgullosas
en su época de esplendor, las mismas que van a quebrarse, míseras,
maltratadas por el sol al poco tiempo. Quizás no importa nada
advertir cualquier belleza, quizás importaría
si esa atención puesta por un momento sobre ella
pudiera salvarla. Pero el deterioro es la fuente,
el agua de la que todos bebemos: amantes, animales, raíces,
el caracol dormido al que la marea le arrebata el caparazón
en la tormenta. Si amor es lo que nunca se deteriora,
lo que se entierra y vuelve, deberá ser ahí donde busquemos,
no en los rituales conocidos del grito
y el lamento, sino en ese silencio previo al sonido humilde
con que se prende un tronco de madera tocado por una chispa,
e inicia el fuego que responde al encuentro de dos fuerzas, es decir,
a la atracción indestructible de las partículas del universo
las unas por las otras, nosotros mismos perdidos entre ellas.

martes, 20 de noviembre de 2012

"Farewell", de Pablo Neruda


Desde el fondo de ti, y arrodillado,

un niño triste como yo, nos mira.

Por esa vida que arderá en sus venas

tendrían que amarrarse nuestras vidas.

Por esas manos, hijas de tus manos,

tendrían que matar las manos mías.

Por sus ojos abiertos en la tierra

veré en los tuyos lágrimas un día.

Yo no lo quiero, Amada.

Para que nada nos amarre

que no nos una nada.

Ni la palabra que aromó tu boca,

ni lo que no dijeron tus palabras.

Ni la fiesta de amor que no tuvimos,

ni tus sollozos junto a la ventana.

Amo el amor de los marineros

que besan y se van.

Dejan una promesa.

No vuelven nunca más.

En cada puerto una mujer espera:

los marineros besan y se van.

(Una noche se acuestan con la muerte

en el lecho del mar.)

Amo el amor que se reparte

en besos, lecho y pan.

Amor que puede ser eterno

y puede ser fugaz.

Amor que quiere libertarse

para volver a amar.

Amor divinizado que se acerca

Amor divinizado que se va.

Ya no se encantarán mis ojos en tus ojos,

ya no se endulzará junto a ti mi dolor.

Pero hacia donde vaya llevaré tu mirada

y hacia donde camines llevarás mi dolor.

Fui tuyo, fuiste mía. ¿Qué más? Juntos hicimos

un recodo en la ruta donde el amor pasó.

Fui tuyo, fuiste mía. Tú serás del que te ame,

del que corte en tu huerto lo que he sembrado yo.

Yo me voy. Estoy triste: pero siempre estoy triste.

Vengo desde tus brazos. No sé hacia dónde voy.

...Desde tu corazón me dice adiós un niño.

Y yo le digo adiós.

"Farewell", de Pablo Neruda

Desde el fondo de ti, y arrodillado,
un niño triste como yo, nos mira.
Por esa vida que arderá en sus venas
tendrían que amarrarse nuestras vidas.
Por esas manos, hijas de tus manos,
tendrían que matar las manos mías.
Por sus ojos abiertos en la tierra
veré en los tuyos lágrimas un día.
Yo no lo quiero, Amada.
Para que nada nos amarre
que no nos una nada.
Ni la palabra que aromó tu boca,
ni lo que no dijeron tus palabras.
Ni la fiesta de amor que no tuvimos,
ni tus sollozos junto a la ventana.
Amo el amor de los marineros
que besan y se van.
Dejan una promesa.
No vuelven nunca más.
En cada puerto una mujer espera:
los marineros besan y se van.
(Una noche se acuestan con la muerte
en el lecho del mar.)
Amo el amor que se reparte
en besos, lecho y pan.
Amor que puede ser eterno
y puede ser fugaz.
Amor que quiere libertarse
para volver a amar.
Amor divinizado que se acerca
Amor divinizado que se va.
Ya no se encantarán mis ojos en tus ojos,
ya no se endulzará junto a ti mi dolor.
Pero hacia donde vaya llevaré tu mirada
y hacia donde camines llevarás mi dolor.
Fui tuyo, fuiste mía. ¿Qué más? Juntos hicimos
un recodo en la ruta donde el amor pasó.
Fui tuyo, fuiste mía. Tú serás del que te ame,
del que corte en tu huerto lo que he sembrado yo.
Yo me voy. Estoy triste: pero siempre estoy triste.
Vengo desde tus brazos. No sé hacia dónde voy.
...Desde tu corazón me dice adiós un niño.
Y yo le digo adiós.

lunes, 19 de noviembre de 2012

eL mAESTRO Lezama Lima

"Como el ombú no busca caminar en el desierto, es la casa del desierto, el sitio donde cae la noche y las estrellas. Es como una protección tierna ante la grandeza. Es esta frase de Ricardo Güiraldes: 'Sentí que soledad me corría por el espinazo, como un chorrito de agua'. La atractiva gracia de la frase radica en la fulminante contraposición y soldura de la soledad, y lo que corre por el espinazo, con la rica esencialidad de la médula, y el gracioso diminutivo chorrito de agua. Al fundirse en punto de gracia, la fuerza de la frase, sin perder el toque de su vigor, se irisa con ternura".

 

063

sábado, 17 de noviembre de 2012

NADA


"Nada", de Malú Urriola

 

Como si escribiera,

como si soñara que escribo

levanto una copa por esa noche que nos perdimos por Baires

y la trava exhibía sus gomas recién operadas

y me seguiste de bar en bar,

de noche en noche,

de muerte en muerte,

mientras el esmeralda de tus ojos

se clavaba en mí.

Lo mío es lo pequeño, lo inexacto, lo turbado,

lo que apenas puedo ver es lo que la cabeza comprende,

no escribo cosas extraordinarias,

no tengo el tic del poeta nacional,

detrás de la flor, la humedad.

No nacimos para nada grande,

apenas conseguimos una vida de artificial luz amarillenta

sobre la cabeza,

lejos, lejos de la cabeza,

existe un lugar donde los cóndores rozan la cordillera

como si por alas tuvieran palabras

Abajo la carroña citadina y la cruz del sur iluminándonos el cuero,

abajo la tierra, bajo los pies la tierra,

bajo la tierra, el cielo y el deshuesado recuerdo

de miles que tampoco han muerto para nada grande.

Al frente tus ojos, el pasado del futuro y el futuro del pasado

y esas caminatas por el Forestal

cuando no teníamos nada y por ello,

el mundo era nuestro.

 

NADA

"Nada", de Malú Urriola

Como si escribiera,
como si soñara que escribo
levanto una copa por esa noche que nos perdimos por Baires
y la trava exhibía sus gomas recién operadas
y me seguiste de bar en bar,
de noche en noche,
de muerte en muerte,
mientras el esmeralda de tus ojos
se clavaba en mí.
Lo mío es lo pequeño, lo inexacto, lo turbado,
lo que apenas puedo ver es lo que la cabeza comprende,
no escribo cosas extraordinarias,
no tengo el tic del poeta nacional,
detrás de la flor, la humedad.
No nacimos para nada grande,
apenas conseguimos una vida de artificial luz amarillenta
sobre la cabeza,
lejos, lejos de la cabeza,
existe un lugar donde los cóndores rozan la cordillera
como si por alas tuvieran palabras
Abajo la carroña citadina y la cruz del sur iluminándonos el cuero,
abajo la tierra, bajo los pies la tierra,
bajo la tierra, el cielo y el deshuesado recuerdo
de miles que tampoco han muerto para nada grande.
Al frente tus ojos, el pasado del futuro y el futuro del pasado
y esas caminatas por el Forestal
cuando no teníamos nada y por ello,
el mundo era nuestro.

lunes, 12 de noviembre de 2012

"AMÉRICA ESTÁ A PUNTO", por LUIS MARÍA MARTÍNEZ

‎Ayer
Ayer nomás América gemía en el sollozo,
ocultaba su estirpe de indígena y de puma,
andaba como un pobre oculto en su rebozo,
y para más le daban frialdades y brumas.
¡Pobre América virgen capaz de lo rugiente,
capaz de lo que pide la humanidad paciente:
justicia y heroísmos, bondades y abundancias!
En tanto le ponían de cara hacia el presidio,
de cara hacia el balazo, el hambre y el rocío,
y le daban de cama plazoletas y hospicios.
¡Pobre América, pobre, de canción enlutada,
de vida inenarrable si se la narra en luto,
es decir, si se cuenta su historia soterrada,
y ya se habla del látigo, el terror y el esputo!
Ayer nomás, América, soportaba impotente
desde el azote, el tiro,
la maldición, el barro, el picanazo, el perro,
hasta lo ya innombrable por muy frecuente: el pozo.
¡Ayer nomás América soportaba, impotente!
Hoy
Hoy América está a punto de un estallido rotundo,
de una explosión incontenible,
de una jornada inolvidable,
que ha de asombrar, si asombra, al mundo.
(Perdón, señores, debo
cambiar el ritmo por necesidad).
América está a punto de estallar,
¡que lo pueda!
América está a punto de estallar,
¡es por algo!
América está a punto de estallar,
¡quién no sabe!
¡Que lo pueda, es por algo! ¡Quién no sabe!
Contra el feudo, el atraso
y el pozo.
Contra el rico varón
de otras tierras,
¡el que oprime!,
el terror y el balazo.
¡Que lo pueda! ¡Es por algo! ¡Quién no sabe!
América está a punto de estallar.
¡Que lo pueda!
(Ruego)
"Pue-da es-ta-llar A-mé-ri-ca..."
¡Es por algo!
"AMÉRICA ESTÁ A PUNTO", por LUIS MARÍA MARTÍNEZ

Ayer

Ayer nomás América gemía en el sollozo,

ocultaba su estirpe de indígena y de puma,

andaba como un pobre oculto en su rebozo,

 y para más le daban frialdades y brumas.

 ¡Pobre América virgen capaz de lo rugiente,

capaz de lo que pide la humanidad paciente:

justicia y heroísmos, bondades y abundancias!

En tanto le ponían de cara hacia el presidio,

de cara hacia el balazo, el hambre y el rocío,

y le daban de cama plazoletas y hospicios.

 ¡Pobre América, pobre, de canción enlutada,

de vida inenarrable si se la narra en luto,

es decir, si se cuenta su historia soterrada,

y ya se habla del látigo, el terror y el esputo!

 Ayer nomás, América, soportaba impotente

desde el azote, el tiro,

la maldición, el barro, el picanazo, el perro,

hasta lo ya innombrable por muy frecuente: el pozo.

 ¡Ayer nomás América soportaba, impotente!

 Hoy

Hoy América está a punto de un estallido rotundo,

de una explosión incontenible,

de una jornada inolvidable,

que ha de asombrar, si asombra, al mundo.

 (Perdón, señores, debo

cambiar el ritmo por necesidad).

 América está a punto de estallar,

¡que lo pueda!

 América está a punto de estallar,

¡es por algo!

 América está a punto de estallar,

¡quién no sabe!

 ¡Que lo pueda, es por algo! ¡Quién no sabe!

Contra el feudo, el atraso

y el pozo.

Contra el rico varón

de otras tierras,

¡el que oprime!,

el terror y el balazo.

¡Que lo pueda! ¡Es por algo! ¡Quién no sabe!

 América está a punto de estallar.

¡Que lo pueda!

(Ruego)

"Pue-da es-ta-llar A-mé-ri-ca..."

¡Es por algo!