viernes, 31 de agosto de 2012

"Poema Correspondencia Del Fuego", de Tilo Wenner

 

Mientras yo te miro, tú muestras tu alma.

Tus detalles más pequeños me conmueven;

por ejemplo, un cabello sobre tu frente, un

lunar en tu vientre.

Todos los días te descubro y describo;

al día siguiente vuelves a ser la desconocida.

Nunca faltaré a tus citas.

Nada me parece inútil en ti.

Lo revelador es el modo como compones tu

imagen.

Decir que eres la dueña de las nubes, es

apenas indicar uno de tus atributos.

Todo lo que tocas se convierte en correspondencia

del fuego.

Tus manos lucen mejores que las estrellas

en una noche de verano en el mar.

Estás llena de señales; eres como un mapa

de un país imaginario.

Eres transparente y sabia.

Tu sangre es mansa y volcánica.

Eres tan cambiante como la permanencia.

Lo que reflejan tus ojos es lo distinto que

podría ocurrir.

Siempre estás abierta.

El magnetismo que irradias contamina a todos

los que se te acercan.

Escandalizas con tu inocencia al cielo y la

tierra.

Brillás más que una garza en un plenilunio

de otoño.

Eres como una lluvia imprevisible.

Amo cada uno de tus momentos.

Eres real, y sin embargo eres la ilusión

perfecta.

Eres niña como un gran pan de azúcar.

Cuando tú me miras callo y sonrío.

 

"Poema Correspondencia Del Fuego", de Tilo Wenner

Mientras yo te miro, tú muestras tu alma.
Tus detalles más pequeños me conmueven;
por ejemplo, un cabello sobre tu frente, un
lunar en tu vientre.
Todos los días te descubro y describo;
al día siguiente vuelves a ser la desconocida.
Nunca faltaré a tus citas.
Nada me parece inútil en ti.
Lo revelador es el modo como compones tu
imagen.
Decir que eres la dueña de las nubes, es
apenas indicar uno de tus atributos.
Todo lo que tocas se convierte en correspondencia
del fuego.
Tus manos lucen mejores que las estrellas
  en una noche de verano en el mar.
Estás llena de señales; eres como un mapa
de un país imaginario.
Eres transparente y sabia.
Tu sangre es mansa y volcánica.
Eres tan cambiante como la permanencia.
Lo que reflejan tus ojos es lo distinto que
podría ocurrir.
Siempre estás abierta.
El magnetismo que irradias contamina a todos
los que se te acercan.
Escandalizas con tu inocencia al cielo y la
tierra.
Brillás más que una garza en un plenilunio
de otoño.
Eres como una lluvia imprevisible.
Amo cada uno de tus momentos.
Eres real, y sin embargo eres la ilusión
perfecta.
Eres niña como un gran pan de azúcar.
Cuando tú me miras callo y sonrío.

lunes, 27 de agosto de 2012

"Los árboles", de León Benaros

 

Dioses callados, huéspedes dichosos,

trofeos, enterrados homenajes,

desde sus días altos y salvajes

al sol se orientan, de su beso ansiosos.

Ramos les dan los días misteriosos

y una embriaguez total, en verde encaje,

les cuelga de los vívidos ramajes

flores de perfección, frutos hermosos.

Felices ellos, pues que su porfía

de cárcel vertical, en las serenas

tardes es fiel al rito de su día.

 

Pero yo, extraño de hábitos y penas,

¿qué luz he de poder decir que es mía,

inmóvil de presagios y cadenas?

miércoles, 15 de agosto de 2012

"Lluvia", Por Raúl González Tuñón


entonces comprendimos que la lluvia también era hermosa.

unas veces cae mansamente y uno piensa en los cementerios abandonados.

otras veces cae con furia y uno piensa en los maremotos que se han tragado tantas espléndidas islas de extraños nombres.

...

de cualquier manera la lluvia es saludable y triste.

sus tambores acunan nuestras noches y la lectura corre a su lado por los canales del sueño.

tú venías hacia mí y los otros seres pasaban.

no habían despertado todavía al amor, no sabían nada de nosotros.

de nuestro gran secreto.

ignoraban la intimidad de nuestros abrazos voluptuosos, la ternura de nuestra fatiga.

acaso los rostros amigos, las fotografías, los paisajes que hemos visto juntos, tantos gestos que hemos entrevisto o sospechado, los ademanes y las palabras de ellos. todo, todo ha desaparecido y estamos solos bajo la lluvia, solos en nuestro compartido, en nuestro apretado destino, en nuestra posible muerte única, en nuestra posible resurrección.

te quiero con toda la ternura de la lluvia.

te quiero con toda la violencia de la lluvia.

te quiero con todos los tambores de la lluvia.

te quiero con todos los violines de la lluvia.

aún tenemos fuerzas para subir la callejuela empinada. recién estamos descubriendo los puentes y las casas, las ventanas y las luces, los barcos y los horizontes.

tú estás arriba, suntuosa y bíblica, pero tan humana; increíble, pero tan real; numerosa, pero tan mía.

yo te veo hasta en la sombra imprecisa del sueño.

oh, visitante.

ya es seguro que ningún desvío nos separará.

iguales luces señaleras nos atraen hacia la compartida vida, hacia el destino único.

ni en nuestra carne ni en nuestro espíritu nunca pasaremos la línea del otoño.

porque la intensidad de nuestro amor es tan grande, tan poderosa, que no nos daremos cuenta cuando todo haya muerto, cuando tú y yo seamos dos sombras y todavía estemos pegados, juntos, subiendo siempre la callejuela sin fin de una pasión irremediable.

oh, visitante.

estoy lleno de tu vida y de tu muerte.

estoy tocado de tu destino.

al extremo de que nada te pertenece sino yo.

al extremo de que nada me pertenece sino tú.

sin embargo yo quería hablar de la lluvia, igual, pero distinta, ya al caer sobre los jardines, ya al deslizarse por los muros, ya al reflejar sobre el asfalto las súbitas, las fugitivas luces rojas de los automóviles, ya al inundar los barrios de nuestra solidaridad y de nuestra congoja, los humildes barrios de los trabajadores.

la lluvia es bella y triste y acaso nuestro amor sea bello y triste, y acaso esa tristeza sea una manera sutil de la alegría. intima, recóndita alegría.

estoy tocado de tu destino.

oh, lluvia. oh, generosa.

"Traspatio", por Maria Cristina Ramos, Neuquén

 

Estoy sentada en el umbral esperando que vuelva mi madre. Siento esta larga sed. Pasa un hombre vendiendo naranjas y nadie compra una para mí. Estoy sentada en el umbral,soportando el peso de mis útiles y la tirantez del guardapolvo. He traído el patio de la escuela pegado en los zapatos.

Estoy sentada en el patio de la escuela esperando que vuelva mi madre. Se oye chirriar el columpio y ha de ser el viento el que se hamaca. Pasa una niña sola con una naranja.

Estoy sentada en la sombra de mi casa esperando que vuelva mi madre. El tiempo ha carcomido la memoria de los árboles.El viento de la escuela se ha llevado mis lápices. Hay unos zapatos casados con el silencio en el traspatio de la memoria. Estoy esperando que vuelva y nadie pasa.

(Maria Cristina Ramos)

sábado, 11 de agosto de 2012

No decía palabras,

 

No decía palabras,
Acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
Porque ignoraba que el deseo es una pregunta
Cuya respuesta no existe,
Una hoja cuya rama no existe.

Un mundo cuyo cielo no existe.
La angustia se abre paso entre los huesos.
Remonta por las venas
Hasta abrirse en la piel,
Surtidores de sueño
Hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.
Un roce al paso,
Una mirada fugaz entre las sombras,
Bastan para que el cuerpo se abra en dos,
Ávido de recibir en sí mismo
Otro cuerpo que sueñe;
Mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
Iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.
Aunque sólo sea una esperanza,
Porque el deseo es una pregunta cuya respuesta nadie sabe.


Luis Cernuda

No decía palabras,
Acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
Porque ignoraba que el deseo es una pregunta
Cuya respuesta no existe,
Una hoja cuya rama no existe.
Un mundo cuyo cielo no existe.

La angustia se abre paso entre los huesos.
Remonta por las venas
Hasta abrirse en la piel,
Surtidores de sueño
Hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

Un roce al paso,
Una mirada fugaz entre las sombras,
Bastan para que el cuerpo se abra en dos,
Ávido de recibir en sí mismo
Otro cuerpo que sueñe;
Mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
Iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.

Aunque sólo sea una esperanza,
Porque el deseo es una pregunta cuya respuesta nadie sabe. 

Luis Cernuda

lunes, 6 de agosto de 2012

"Teoría de los buenos deseos", Hamlet Lima Quintana


Que no te falte tiempo
para comer con los amigos

partir el pan,
reconocerse en las miradas.


Deseo que la noche
se te transforme en música
y la mesa en un largo
sonido de campanas.


Que nada te desvíe,
que nada te disturbe
que siempre tengas algo
de hoy para mañana
y que lo sepas dar
para regar las plantas
para cortar la leña,


para encender el fuego,
para ganar la lucha,
para que tengas paz.


que es la grave tarea
que me he impuesto esta noche
hermano mío.

viernes, 3 de agosto de 2012

MI VIDA * Clarice Lispector


575965_3211040169734_143136652_n[1]

'Mi vida no tiene más remedio
Estaré engañándome diciendo que

Todavía es posible el futuro que soñé
Tengo absoluta certeza que
Nada de lo que aprendí fue en vano
Siento dentro de mí que
Tener un sueño no significa nada
No podría decir jamás que
Mi futuro puede ser brillante
Siento cada vez más que
Ya no tengo esperanza
Y jamás volveré a mentir que
La vida es una gran fiesta
Hoy reconozco que es verdad que
Vivir es no dejarse llevar por la ilusión...'

*Este poema puede también ser leído desde la última línea hacia arriba.

jueves, 2 de agosto de 2012

"LLAMADO POR LOS MALOS POETAS", por Rodolfo Fogwill

 

Se necesitan malos poetas.
Buenas personas, pero poetas
...

malos. Dos, cien, mil malos poetas
se necesitan más para que estallen
las diez mil flores del poema.


Que en ellos viva la poesía,
la innecesaria, la fútil, la sutil
poesía imprescindible. O la in-
versa: la poesía necesaria,
la prescindible para vivir.

Que florezcan diez maos en el pantano
y en la barranca un Ele, un Juan,
un Gelman como elefante entero de cristal roto,
o un Rojas roto, mendigando
a la Reina de España.


(Ahora España
ha vuelto a ser un reino y tiene Reina,
y Rey del reino. España es un tablero
de alfiles politizados y peones
recién comidos: a la derecha, negros, paralizados, fuera del juego).


Y aquí hay torres de goma, alfiles
politizados y damas policiales
vigilando la casa.


A la caza del hombre,
por hambre, corren todos, saltan
de la cuadrícula y son comidos.
Todo eso abunda: faltan los poetas,
los mil, los diez mil malos, cada uno
armado con su libro de mierda. Faltan,
sus ensayitos y sus novela en preparación.


Ah.. y los curricola,
y sus diez mil applys nos faltan.
No es la muerte del hombre, es una gran ausencia
humana de malos poetas. Que florezcan
cien millones de tentativas abortadas,
relecturas, incordios,
folios de cartulina, ilustraciones
de gente amiga, cenas
con gente amiga, exégesis, escolios,
tiempo perdido como todo.


Se necesitan poetas gay, poetas
lesbianas, poetas
consagrados a la cuestión del género,
poetas que canten al hambre, al hombre,
al nombre de su barrio, al arte y a la industria,
a la estabilidad de las instituciones,
a la mancha de ozono, al agujero
de la revolución, al tajo agrio
de las mujeres, al latido
inaudible del pentium y a la guerra
entendida como continuidad de la política,
del comercio,
del ocio de escribir.


Se necesitan Betos, Titos, Carlos
que escriban poemas. Alejandras y Marthas
que escriban. Nombres para poetas,
anagramas, seudónimos y contraseñas
para el chat room del verso se necesitan.


Una poesía aquí del cirujeo en la veredas.
Una poesía aquí de la mendicidad en las instituciones.
Una poesía de los salones de lectura de versos.

miércoles, 1 de agosto de 2012

"DISTANCIA", por Aledo Luis Meloni

¡Felices 100 años Aledo Luis Meloni!

En la polvareda verde
...

Del monte, al sol, galopando,
Desde mi escuela a tu escuela
Hay una legua de canto.


Si lo sabremos
Yo y mi caballo…


Y en la polvareda oscura
De la noche, paso a paso,


Hay de tu escuela a mi escuela
Diez leguas de sobresalto.


Si lo sabremos
Yo y mi caballo…

¡Felices 100 años Aledo Luis Meloni!

"DISTANCIA", por Aledo Luis Meloni

En la polvareda verde
Del monte, al sol, galopando,
Desde mi escuela a tu escuela
Hay una legua de canto.


Si lo sabremos
Yo y mi caballo…


Y en la polvareda oscura
De la noche, paso a paso,
Hay de tu escuela a mi escuela
Diez leguas de sobresalto.


Si lo sabremos
Yo y mi caballo…

"2 am", por Ernesto Cardenal


Es la hora del Oficio Nocturno, y la iglesia
en penumbra parece que está llena de demonios.
Esta es la hora de las tinieblas y de las fiestas.
...

La hora de mis parrandas. Y regresa mi pasado.
«Y mi pecado está siempre delante de mí.»
Y mientras recitamos los salmos, mis recuerdos
interfieren el rezo como radios y como roconolas.
Vuelven viejas escenas de cine, pesadillas, horas
solas en hoteles, bailes, viajes, besos, bares.
Y surgen rostros olvidados. Cosas siniestras.
Somoza asesinado sale de su mausoleo. (Con
Sehón, rey de los amorreos, y Og, rey de Basán.)
Las luces del «Copacabana» rielando en el agua negra
del malecón, que mana de las cloacas de Managua.
Conversaciones absurdas de noches de borrachera
que se repiten y se repiten como un disco rayado.
y los gritos de las ruletas, y las roconolas.
«Y mi pecado está siempre delante de mí.»
Es la hora en que brillan las luces de los burdeles
y las cantinas. La casa de Caifás está llena de gente.
Las luces del palacio de Somoza están prendidas.
Es la hora en que se reúnen los Consejos de Guerra
y los técnicos en torturas bajan a las prisiones.
La hora de los policías secretos y de los espías,
cuando los ladrones y los adúlteros rondan las casas
y se ocultan los cadáveres. Un bulto cae al agua.
Es la hora en que los moribundos entran en agonía.
La hora del sudor en el huerto, y de las tentaciones.
Afuera los primeros pájaros cantan tristes,
llamando al sol. Es la hora de las tinieblas.
Y la iglesia está helada, como llena de demonios,
mientras seguimos en la noche recitando los salmos