martes, 17 de julio de 2012

LIBERTAD ~ NUESTRA ILUSIÓN GUARANÍ



Tormenta en el espejo de agua dulce
memoria del arcoíris guaraní,
... libertad de la luz


Lugo pasa por el corazón
el Uruguay se abre al regalo
regala agua dulce
regala pájaros pintados
aire de libertad
espejo de las libertades
espejo de sed corriente
espejito de los que quieren la tierra
el olvido de la tierra una nube
la mentira golpea e intenta el engaño
quien juega con la nube miente
rompe el espejo de la memoria
acaso aquí hallo pedazos del sol
a mirarnos ya en la ilusión guaraní
al tocar el cielo se descubre la montaña
donde estamos parados vive el pueblo
vivo tras una máscara pegada
el pueblo desea escuela
la historia del día tiene a Varela
la tierra tiene un Artigas del Sur
hoy levantan las banderas.--

Jorge Jesús.

Jorge Jesús

miércoles, 11 de julio de 2012

Pere Quart (Es uno de los poetas catalanes más importantes del siglo XX)

 

Espero, sospecho, temo, quisiera
Espero que no me mire,
que no me vea.
...
Sospecho que está siempre,
que no falla,
que me tiene fichado,
que no hay escapatoria.
Temo que me amenace,
que me riña,
que me castigue,
o que me espíe,
y me siga.
Me desazonan los misterios
los oráculos,
los enigmas,
los dones, los privilegios,
los éxtasis.
Las ceremonias me desasosiegan:
el culto,
la nube sacra.
Y quisiera sentirlo y verlo
hablarle, entenderlo,
servirlo como un hombre
siempre.
Quisiera que me tomara de una vez
o que me mudase en hoja,
en cosa pura, estúpida
en silencio o aire,
en piedra,
en átomo,
de su reino total.
Quiero amor o calma.Ver más

 

Foto: Pere Quart  (Es uno de los poetas catalanes más importantes del siglo XX)
 
Espero, sospecho, temo, quisiera

Espero que no me mire, 
               que no me vea.

Sospecho que está siempre,
                     que no falla,
                     que me tiene fichado,
                     que no hay escapatoria.

Temo que me amenace,
             que me riña,
             que me castigue,
             o que me espíe, 
             y me siga.

Me desazonan los misterios
                              los oráculos,
                              los enigmas,
                              los dones, los privilegios,
                              los éxtasis.

Las ceremonias me desasosiegan:
                                 el culto,
                                 la nube sacra.

Y quisiera sentirlo y verlo
                      hablarle, entenderlo,
                      servirlo como un hombre
                      siempre.
 Quisiera que me tomara de una vez
                   o que me mudase en hoja,
                   en cosa pura, estúpida
                   en silencio o aire,
                   en piedra,
                   en átomo,

de su reino total.

Quiero amor o calma.

sábado, 7 de julio de 2012

Cuento breve recomendado: "El primer día", de Juan Sternberg

 

Fuente de la imagen

EL PRIMER DÍA…

Juan Sternberg (Bélgica, 1929)

El primer día, Dios se creó a sí mismo. Ha de haber un comienzo para todo.

Luego creó el vacío. Encontró que le había quedado muy grande, y se sintió impresionado.

El tercer día imaginó las galaxias, los planetas y los soles. No se sintió excesivamente satisfecho, sin saber exactamente por qué.

El cuarto día hizo un poco de jardinería: decoró algunos planetas elegidos con un verdadero sentido artístico, y se sintió feliz al probarse a sí mismo que era un dios con gusto, destilando a través del universo una sutil perfección.

El quinto día, sin embargo, para relajarse de los esfuerzos de la víspera, decidió divertirse un poco: imaginó un mundo que no era más que una flagrante falta de gusto, lo atiborró con horribles colores, y lo pobló de una gran cantidad de repugnantes monstruos. Luego llamó a aquel mundo la Tierra.

Cuento breve recomendado : "Te quiero a las diez de la mañana", de Jaime Sabines

 

Jaime Sabines (1926-1999).
Fuente de la imagen

"Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay días también, hay horas, en que no te conozco, en que me eres ajena como la mujer de otro".

“TE QUIERO A LAS DIEZ DE LA MAÑANA...”

Jaime Sabines (México, 1926-1999)

Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia. Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la comida o en el trabajo diario, o en las diversiones que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con la mitad del odio que guardo para mí.

Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y siento que estás hecha para mí, que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos me convencen de ello, y que no hay otro lugar en donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu cuerpo. Tú vienes toda entera a mi encuentro, y los dos desaparecemos un instante, nos metemos en la boca de Dios, hasta que yo te digo que tengo hambre o sueño.

Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay días también, hay horas, en que no te conozco, en que me eres ajena como la mujer de otro. Me preocupan los hombres, me preocupo yo, me distraen mis penas. Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo. Ya ves. ¿Quién podría quererte menos que yo, amor mío?

Cuento breve recomendado (7): "Hablaba y hablaba...", de Max Aub

 

el_baile


HABLABA Y HABLABA...

Max Aub (París –España, 1903-1972)



Hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba. Y venga hablar. Yo soy una mujer de mi casa. Pero aquella criada gorda no hacía más que hablar, y hablar, y hablar. Estuviera yo donde estuviera, venía y empezaba a hablar. Hablaba de todo y de cualquier cosa, lo mismo le daba. ¿Despedirla por eso? Hubiera tenido que pagarle sus tres meses. Además hubiese sido muy capaz de echarme mal de ojo. Hasta en el baño: que si esto, que si aquello, que si lo de más allá. Le metí la toalla en la boca para que se callara. No murió de eso, sino de no hablar: se le reventaron las palabras por dentro.

lunes, 2 de julio de 2012

EXILIO

 

WEB MUJER COLIBRÍ

La ciudad donde nací
ya no existe
pero seguirás encontrándola
en el mapa de Europa del Este
...
Exiliada de la realidad
de varios siglos de su historia
no es más sino un montón de muros
y fachadas sin alma
Sus actuales habitantes no están conscientes
de la carga de nostalgias que miran sus ojos
sin admiración sin horror
Para ellos la ciudad no hizo
sino cambiar de piel
Sus leones míticos ya no protegen la memoria
de tantos pueblos e idiomas
Aún les sangra la espalda
bajo el látigo del Domador
La casa de la que me arrancaron
aún sobrevive según me cuentan
visitada por sus fieles muertos


----------
Kristina Rodowska. Traductora y ensayista ucraniana, nacida en Lwow (Ex Polonia, actual Ucrania), en 1940. Obtuvo su diploma de maestría en letras francesas en la Universidad de Varsovia en 1966. Publicó seis libros de poemas uno de los cuales Arriba fuego, abajo fuego recibió el premio Fundación de Cultura de su país. Ha sido traducida a numerosos idiomas y ganó asimismo el premio "Literatura en el mundo" por su trducción de los poemas escogidos de Octavio Paz. También tradujo a Jorge Luis Borges, Vicente Huidobro, Pablo Neruda, Nicanor Parra, Roberto Juarroz y Alejandra Pizarnik.