viernes, 31 de agosto de 2012

"Poema Correspondencia Del Fuego", de Tilo Wenner

 

Mientras yo te miro, tú muestras tu alma.

Tus detalles más pequeños me conmueven;

por ejemplo, un cabello sobre tu frente, un

lunar en tu vientre.

Todos los días te descubro y describo;

al día siguiente vuelves a ser la desconocida.

Nunca faltaré a tus citas.

Nada me parece inútil en ti.

Lo revelador es el modo como compones tu

imagen.

Decir que eres la dueña de las nubes, es

apenas indicar uno de tus atributos.

Todo lo que tocas se convierte en correspondencia

del fuego.

Tus manos lucen mejores que las estrellas

en una noche de verano en el mar.

Estás llena de señales; eres como un mapa

de un país imaginario.

Eres transparente y sabia.

Tu sangre es mansa y volcánica.

Eres tan cambiante como la permanencia.

Lo que reflejan tus ojos es lo distinto que

podría ocurrir.

Siempre estás abierta.

El magnetismo que irradias contamina a todos

los que se te acercan.

Escandalizas con tu inocencia al cielo y la

tierra.

Brillás más que una garza en un plenilunio

de otoño.

Eres como una lluvia imprevisible.

Amo cada uno de tus momentos.

Eres real, y sin embargo eres la ilusión

perfecta.

Eres niña como un gran pan de azúcar.

Cuando tú me miras callo y sonrío.

 

"Poema Correspondencia Del Fuego", de Tilo Wenner

Mientras yo te miro, tú muestras tu alma.
Tus detalles más pequeños me conmueven;
por ejemplo, un cabello sobre tu frente, un
lunar en tu vientre.
Todos los días te descubro y describo;
al día siguiente vuelves a ser la desconocida.
Nunca faltaré a tus citas.
Nada me parece inútil en ti.
Lo revelador es el modo como compones tu
imagen.
Decir que eres la dueña de las nubes, es
apenas indicar uno de tus atributos.
Todo lo que tocas se convierte en correspondencia
del fuego.
Tus manos lucen mejores que las estrellas
  en una noche de verano en el mar.
Estás llena de señales; eres como un mapa
de un país imaginario.
Eres transparente y sabia.
Tu sangre es mansa y volcánica.
Eres tan cambiante como la permanencia.
Lo que reflejan tus ojos es lo distinto que
podría ocurrir.
Siempre estás abierta.
El magnetismo que irradias contamina a todos
los que se te acercan.
Escandalizas con tu inocencia al cielo y la
tierra.
Brillás más que una garza en un plenilunio
de otoño.
Eres como una lluvia imprevisible.
Amo cada uno de tus momentos.
Eres real, y sin embargo eres la ilusión
perfecta.
Eres niña como un gran pan de azúcar.
Cuando tú me miras callo y sonrío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario