viernes, 21 de diciembre de 2012

Hay gente que con solo decir una palabra…

 

“Hay gente que con solo decir una palabra
enciende la ilusión y los rosales;
que con solo sonreír entre los ojos
nos invita a viajar por otras zonas,
nos hace recorrer toda la magia.


Hay gente que con solo dar la mano
rompe la soledad, pone la mesa,
sirve el puchero, coloca las guirnaldas,
que con solo empuñar una guitarra
hace una sinfonía de entrecasa.


Hay gente que con solo abrir la boca
llega a todos los límites del alma,
alimenta una flor, inventa sueños,
hace cantar el vino en las tinajas
y se queda después, como si nada.


Y uno se va de novio con la vida
desterrando una muerte solitaria
pues sabe que a la vuelta de la esquina
hay gente que es así, tan necesaria.”


Hamlet Lima Quintana

viernes, 23 de noviembre de 2012

La chispa -CLAUDIA MASIN


algo terrible está ocurriendo -mi amor
se está muriendo nuevamente, mi amor que ya murió:
murió y ya lo lloré. Y continúa la música,

la música de la separación: los árboles
se vuelven instrumentos.
Louise Glück


Ya lo lloré, decía, tenía que llorar porque no hay palabra así, no hay.
Cuando yo buscaba esa, la perfecta, capaz de hacer
resucitar los muertos, venía el viento y no dejaba nada en pie.
No hay modo de remediar en el pensamiento ni en el corazón
lo que ocurre en el mundo, te lo dice cada una
de las hierbas del romero, alzando sus ramitas orgullosas
en su época de esplendor, las mismas que van a quebrarse, míseras,
maltratadas por el sol al poco tiempo. Quizás no importa nada
advertir cualquier belleza, quizás importaría
si esa atención puesta por un momento sobre ella
pudiera salvarla. Pero el deterioro es la fuente,
el agua de la que todos bebemos: amantes, animales, raíces,
el caracol dormido al que la marea le arrebata el caparazón
en la tormenta. Si amor es lo que nunca se deteriora,
lo que se entierra y vuelve, deberá ser ahí donde busquemos,
no en los rituales conocidos del grito
y el lamento, sino en ese silencio previo al sonido humilde
con que se prende un tronco de madera tocado por una chispa,
e inicia el fuego que responde al encuentro de dos fuerzas, es decir,
a la atracción indestructible de las partículas del universo
las unas por las otras, nosotros mismos perdidos entre ellas.

martes, 20 de noviembre de 2012

"Farewell", de Pablo Neruda


Desde el fondo de ti, y arrodillado,

un niño triste como yo, nos mira.

Por esa vida que arderá en sus venas

tendrían que amarrarse nuestras vidas.

Por esas manos, hijas de tus manos,

tendrían que matar las manos mías.

Por sus ojos abiertos en la tierra

veré en los tuyos lágrimas un día.

Yo no lo quiero, Amada.

Para que nada nos amarre

que no nos una nada.

Ni la palabra que aromó tu boca,

ni lo que no dijeron tus palabras.

Ni la fiesta de amor que no tuvimos,

ni tus sollozos junto a la ventana.

Amo el amor de los marineros

que besan y se van.

Dejan una promesa.

No vuelven nunca más.

En cada puerto una mujer espera:

los marineros besan y se van.

(Una noche se acuestan con la muerte

en el lecho del mar.)

Amo el amor que se reparte

en besos, lecho y pan.

Amor que puede ser eterno

y puede ser fugaz.

Amor que quiere libertarse

para volver a amar.

Amor divinizado que se acerca

Amor divinizado que se va.

Ya no se encantarán mis ojos en tus ojos,

ya no se endulzará junto a ti mi dolor.

Pero hacia donde vaya llevaré tu mirada

y hacia donde camines llevarás mi dolor.

Fui tuyo, fuiste mía. ¿Qué más? Juntos hicimos

un recodo en la ruta donde el amor pasó.

Fui tuyo, fuiste mía. Tú serás del que te ame,

del que corte en tu huerto lo que he sembrado yo.

Yo me voy. Estoy triste: pero siempre estoy triste.

Vengo desde tus brazos. No sé hacia dónde voy.

...Desde tu corazón me dice adiós un niño.

Y yo le digo adiós.

"Farewell", de Pablo Neruda

Desde el fondo de ti, y arrodillado,
un niño triste como yo, nos mira.
Por esa vida que arderá en sus venas
tendrían que amarrarse nuestras vidas.
Por esas manos, hijas de tus manos,
tendrían que matar las manos mías.
Por sus ojos abiertos en la tierra
veré en los tuyos lágrimas un día.
Yo no lo quiero, Amada.
Para que nada nos amarre
que no nos una nada.
Ni la palabra que aromó tu boca,
ni lo que no dijeron tus palabras.
Ni la fiesta de amor que no tuvimos,
ni tus sollozos junto a la ventana.
Amo el amor de los marineros
que besan y se van.
Dejan una promesa.
No vuelven nunca más.
En cada puerto una mujer espera:
los marineros besan y se van.
(Una noche se acuestan con la muerte
en el lecho del mar.)
Amo el amor que se reparte
en besos, lecho y pan.
Amor que puede ser eterno
y puede ser fugaz.
Amor que quiere libertarse
para volver a amar.
Amor divinizado que se acerca
Amor divinizado que se va.
Ya no se encantarán mis ojos en tus ojos,
ya no se endulzará junto a ti mi dolor.
Pero hacia donde vaya llevaré tu mirada
y hacia donde camines llevarás mi dolor.
Fui tuyo, fuiste mía. ¿Qué más? Juntos hicimos
un recodo en la ruta donde el amor pasó.
Fui tuyo, fuiste mía. Tú serás del que te ame,
del que corte en tu huerto lo que he sembrado yo.
Yo me voy. Estoy triste: pero siempre estoy triste.
Vengo desde tus brazos. No sé hacia dónde voy.
...Desde tu corazón me dice adiós un niño.
Y yo le digo adiós.

lunes, 19 de noviembre de 2012

eL mAESTRO Lezama Lima

"Como el ombú no busca caminar en el desierto, es la casa del desierto, el sitio donde cae la noche y las estrellas. Es como una protección tierna ante la grandeza. Es esta frase de Ricardo Güiraldes: 'Sentí que soledad me corría por el espinazo, como un chorrito de agua'. La atractiva gracia de la frase radica en la fulminante contraposición y soldura de la soledad, y lo que corre por el espinazo, con la rica esencialidad de la médula, y el gracioso diminutivo chorrito de agua. Al fundirse en punto de gracia, la fuerza de la frase, sin perder el toque de su vigor, se irisa con ternura".

 

063

sábado, 17 de noviembre de 2012

NADA


"Nada", de Malú Urriola

 

Como si escribiera,

como si soñara que escribo

levanto una copa por esa noche que nos perdimos por Baires

y la trava exhibía sus gomas recién operadas

y me seguiste de bar en bar,

de noche en noche,

de muerte en muerte,

mientras el esmeralda de tus ojos

se clavaba en mí.

Lo mío es lo pequeño, lo inexacto, lo turbado,

lo que apenas puedo ver es lo que la cabeza comprende,

no escribo cosas extraordinarias,

no tengo el tic del poeta nacional,

detrás de la flor, la humedad.

No nacimos para nada grande,

apenas conseguimos una vida de artificial luz amarillenta

sobre la cabeza,

lejos, lejos de la cabeza,

existe un lugar donde los cóndores rozan la cordillera

como si por alas tuvieran palabras

Abajo la carroña citadina y la cruz del sur iluminándonos el cuero,

abajo la tierra, bajo los pies la tierra,

bajo la tierra, el cielo y el deshuesado recuerdo

de miles que tampoco han muerto para nada grande.

Al frente tus ojos, el pasado del futuro y el futuro del pasado

y esas caminatas por el Forestal

cuando no teníamos nada y por ello,

el mundo era nuestro.

 

NADA

"Nada", de Malú Urriola

Como si escribiera,
como si soñara que escribo
levanto una copa por esa noche que nos perdimos por Baires
y la trava exhibía sus gomas recién operadas
y me seguiste de bar en bar,
de noche en noche,
de muerte en muerte,
mientras el esmeralda de tus ojos
se clavaba en mí.
Lo mío es lo pequeño, lo inexacto, lo turbado,
lo que apenas puedo ver es lo que la cabeza comprende,
no escribo cosas extraordinarias,
no tengo el tic del poeta nacional,
detrás de la flor, la humedad.
No nacimos para nada grande,
apenas conseguimos una vida de artificial luz amarillenta
sobre la cabeza,
lejos, lejos de la cabeza,
existe un lugar donde los cóndores rozan la cordillera
como si por alas tuvieran palabras
Abajo la carroña citadina y la cruz del sur iluminándonos el cuero,
abajo la tierra, bajo los pies la tierra,
bajo la tierra, el cielo y el deshuesado recuerdo
de miles que tampoco han muerto para nada grande.
Al frente tus ojos, el pasado del futuro y el futuro del pasado
y esas caminatas por el Forestal
cuando no teníamos nada y por ello,
el mundo era nuestro.

lunes, 12 de noviembre de 2012

"AMÉRICA ESTÁ A PUNTO", por LUIS MARÍA MARTÍNEZ

‎Ayer
Ayer nomás América gemía en el sollozo,
ocultaba su estirpe de indígena y de puma,
andaba como un pobre oculto en su rebozo,
y para más le daban frialdades y brumas.
¡Pobre América virgen capaz de lo rugiente,
capaz de lo que pide la humanidad paciente:
justicia y heroísmos, bondades y abundancias!
En tanto le ponían de cara hacia el presidio,
de cara hacia el balazo, el hambre y el rocío,
y le daban de cama plazoletas y hospicios.
¡Pobre América, pobre, de canción enlutada,
de vida inenarrable si se la narra en luto,
es decir, si se cuenta su historia soterrada,
y ya se habla del látigo, el terror y el esputo!
Ayer nomás, América, soportaba impotente
desde el azote, el tiro,
la maldición, el barro, el picanazo, el perro,
hasta lo ya innombrable por muy frecuente: el pozo.
¡Ayer nomás América soportaba, impotente!
Hoy
Hoy América está a punto de un estallido rotundo,
de una explosión incontenible,
de una jornada inolvidable,
que ha de asombrar, si asombra, al mundo.
(Perdón, señores, debo
cambiar el ritmo por necesidad).
América está a punto de estallar,
¡que lo pueda!
América está a punto de estallar,
¡es por algo!
América está a punto de estallar,
¡quién no sabe!
¡Que lo pueda, es por algo! ¡Quién no sabe!
Contra el feudo, el atraso
y el pozo.
Contra el rico varón
de otras tierras,
¡el que oprime!,
el terror y el balazo.
¡Que lo pueda! ¡Es por algo! ¡Quién no sabe!
América está a punto de estallar.
¡Que lo pueda!
(Ruego)
"Pue-da es-ta-llar A-mé-ri-ca..."
¡Es por algo!
"AMÉRICA ESTÁ A PUNTO", por LUIS MARÍA MARTÍNEZ

Ayer

Ayer nomás América gemía en el sollozo,

ocultaba su estirpe de indígena y de puma,

andaba como un pobre oculto en su rebozo,

 y para más le daban frialdades y brumas.

 ¡Pobre América virgen capaz de lo rugiente,

capaz de lo que pide la humanidad paciente:

justicia y heroísmos, bondades y abundancias!

En tanto le ponían de cara hacia el presidio,

de cara hacia el balazo, el hambre y el rocío,

y le daban de cama plazoletas y hospicios.

 ¡Pobre América, pobre, de canción enlutada,

de vida inenarrable si se la narra en luto,

es decir, si se cuenta su historia soterrada,

y ya se habla del látigo, el terror y el esputo!

 Ayer nomás, América, soportaba impotente

desde el azote, el tiro,

la maldición, el barro, el picanazo, el perro,

hasta lo ya innombrable por muy frecuente: el pozo.

 ¡Ayer nomás América soportaba, impotente!

 Hoy

Hoy América está a punto de un estallido rotundo,

de una explosión incontenible,

de una jornada inolvidable,

que ha de asombrar, si asombra, al mundo.

 (Perdón, señores, debo

cambiar el ritmo por necesidad).

 América está a punto de estallar,

¡que lo pueda!

 América está a punto de estallar,

¡es por algo!

 América está a punto de estallar,

¡quién no sabe!

 ¡Que lo pueda, es por algo! ¡Quién no sabe!

Contra el feudo, el atraso

y el pozo.

Contra el rico varón

de otras tierras,

¡el que oprime!,

el terror y el balazo.

¡Que lo pueda! ¡Es por algo! ¡Quién no sabe!

 América está a punto de estallar.

¡Que lo pueda!

(Ruego)

"Pue-da es-ta-llar A-mé-ri-ca..."

¡Es por algo!

jueves, 25 de octubre de 2012

AMOR EN EL HOSPICIO

Dylan Thomas

 

Una extraña ha venido

a compartir mi cuarto en esta casa que anda mal de la cabeza,

una muchacha loca como los pájaros

traba la puerta de la noche con sus brazos, sus plumas.

Ceñida en la revuelta cama

alucina con nubes penetrantes esta casa a prueba de cielos

hasta alucina con sus pasos este cuarto de pesadilla.

libre como los muertos

o cabalga los océanos imaginarios del pabellón de hombres.

Ha llegado posesa

la que admite la alucinante luz a través del muro saltarín,

posesa por los cielos

ella duerme en el canal estrecho, hasta camina el polvo

hasta desvaría a gusto

sobre las mesas del manicomio adelgazadas por mis lágrimas.

Y tomado por la luz de sus brazos, al fin, mi Dios, al fin

puedo yo de verdad

soportar la primera visión que incendia las estrellas.

Poema encontrado en la tumba del Xuxuyoc, cacique incaico de Jujuy

 

‎"Alguna vez, al discurrir los siglos, igual que el viento a la liviana tierra, la mísera memoria de los hombres se acercará hasta aquí. Vendrán a verme y ofenderán mis huesos y mi sombra las espectaculares manos de la historia.
Yo, el Xuxuyoc, ordeno para entonces: Dejadme en paz. Yo he sido un hombre igual a todos, como todos, vano. Buscadme en el ancestro de mi pueblo, en la raíz de un grito de pelea, en los espasmos del placer o el odio, en el tambor final de la mirada de un hombre de mi raza, allí estoy yo.
Este gastado polvo es nadie y nada. En el futuro se erguirá de nuevo. Pero no seré yo, yo ya estoy muerto. Mi eternidad es esta piedra rota."


(Poema encontrado en la tumba del Xuxuyoc, cacique incaico de Jujuy)

domingo, 21 de octubre de 2012

"El amor después del amor", de Derek Walcott


El tiempo vendrá
cuando, con gran alegría,
tú saludarás al tú mismo que llega
a tu puerta, en tu espejo,
y cada uno sonreirá a la bienvenida del otro,
y dirá, siéntate aquí. Come.
Seguirás amando al extraño que fue tú mismo.
Ofrece vino. Ofrece pan. Devuelve tu amor
a ti mismo, al extraño que te amó
toda tu vida, a quien no has conocido
para conocer a otro corazón,
que te conoce de memoria.
Recoge las cartas del escritorio,
las fotografías, las desesperadas líneas,
despega tu imagen del espejo.
Siéntate. Celebra tu vida.

sábado, 20 de octubre de 2012

“ME DECLARO VIVO” de Chamalú, indio quechua

 

“Soy guerrero:
mi espada es el amor, mi escudo el humor,
mi hogar la coherencia, mi texto la libertad.
Si mi felicidad resulta insoportable, discúlpenme,
no hice de la cordura mi opción.
Prefiero la imaginación a lo indio,
es decir, inocencia incluida”
Chamalú

Me declaro vivo” es el título de un libro y un inspirador texto de Luis Espinoza, Chamalú.

Personajes como Chamalú son imposibles de  definir. Su vida fue salvada de niño en un ritual terapéutico por subisabuela, indígena quechua, y tras una juventud marcada por la pobreza y la rebeldía se involucró en proyectos transformadores por un mundo mejor, primero de carácter político-revolucionario, luego ecologista y finalmenteespiritual y sanador.

Místico de los Andes, poeta, “hombre-medicina”, terapeuta del alma, autor de de más de 42 libros, fundador del Movimiento Ecologista Pachamama, director de la clínica alternativa Planeta Luz, viajero incansable que ha dado conferencias en más de 600 ciudades, no pertenece a ninguna religión y vive y enseña en su Comunidad-Escuela en Bolivia, donde aprendices y buscadores de todo el mundo se acercan a beber de sus enseñanzas.

Chamalú rescata el conocimiento de las fuentes ancestrales y honra a toda la cultura y sabiduría indígena.

“El indígena sabía pocas cosas, pero sabía vivir:
no había suicidio, no había depresión”

Me declaro vivo” es su escrito más difundido y después de leerlo y reflexionar sobre él, se entiende por qué.

Con palabras sencillas y cercanas, Chamalú nos habla de la felicidad diaria, de fluir con la vida, del silencio, de buscar el camino personal y disfrutar de cada paso, de ser genuinos, de aceptación, y sobre todo, nos habla de AMOR.

Este es el texto íntegro y abajo tenemos una presentación con extractos del mismo y música del keniata Ayub Ogada.

La canción se llama “Kothbiro”, pertenece al álbum “En Mana Kuoyo” (“Simplemente Arena”) de 1993 y se incluyó en la película “El Jardinero Fiel”.

Saboreo cada acto.

Antes cuidaba que los demás no hablaran mal de mí,
entonces me portaba como los demás querían
y mi conciencia me censuraba.

Menos mal que a pesar de mi esforzada
buena educación siempre había alguien difamándome.
¡Cuánto agradezco a esa gente que me enseñó
que la vida no es un escenario!
Desde entonces me atreví a ser como soy.

He viajado por todo el mundo, tengo amigos de todas las religiones;
conozco gente extraña:
católicos, religiosos pecando y asistiendo a misa puntualmente,
pregonando lo que no son,
personas que devoran al prójimo con su lengua e intolerancia,
médicos que están peor que sus pacientes,
gente millonaria pero infeliz,
seres que se pasan el día quejándose,
que se reúnen con familia o amigos
los domingos para quejarse por turnos,
gente que ha hecho de la estupidez su manera de vivir.

El árbol anciano me enseñó
que todos somos lo mismo.

La montaña es mi punto de referencia:
ser invulnerable, que cada uno diga lo que quiera,
yo sigo caminando indetenible.

Soy guerrero:
mi espada es el amor,
mi escudo el humor,
mi hogar la coherencia,
mi texto la libertad.

Si mi felicidad resulta insoportable, discúlpenme,
no hice de la cordura mi opción.
Prefiero la imaginación a lo indio,
es decir inocencia incluida.

Quizás solamente teníamos que ser humanos.

El que tú no veas los átomos,
no significa que no existan.

Por eso es muy importante que sea el Amor
lo único que inspire tus actos.

Sin Amor nada tiene sentido, sin Amor estamos perdidos,
sin Amor corremos el riesgo de estar de nuevo
transitando de espaldas a la luz.

En realidad,
sólo hablo
para recordarte
la importancia
del silencio.

Anhelo que descubras el mensaje que se encuentra
detrás de las palabras; no soy un sabio,
sólo un enamorado de la vida.

El silencio es la clave,
la simplicidad es la puerta
que deja fuera a los imbéciles.

La gente feliz no es rentable,
con lucidez no hay necesidades innecesarias.

No es suficiente querer despertar, sino despertar.

La mejor forma de despertar es hacerlo
sin preocuparse porque nuestros actos
incomoden a quienes duermen al lado.

Recuerda que el deseo de hacerlo bien será una interferencia.
Es más importante amar lo que hacemos
y disfrutar de todo el trayecto.

La meta no existe, el camino y la meta son lo mismo.
No tenemos que correr hacia ninguna parte,
sólo saber dar cada paso plenamente.

No, no te resistas, ríndete a la vida.
Quien acepta lo que es
y se habilita para hacer lo que puede,
encarna las utopías

y lo imposible se pone a disposición.

La mejor manera de ser feliz es: ‘ser feliz’.
Reconstruye tu raíz y saborea la vida.

Somos como peces de mares profundos,
si salimos a la superficie reventamos.

La frivolidad y la intrascendencia
condenan la vida a la muerte.

Cuando somos más grandes que lo que hacemos,
nada puede desequilibrarnos.
Pero cuando permitimos que las cosas sean más grandes
que nosotros, nuestro desequilibrio está garantizado.

El corazón está en emergencia por falta de amor.
Hay que volver a conquistar la vida,
enamorarnos otra vez de ella.

Nuestro potencial interior aflora espontáneamente
cuando nos dejamos en paz.

Quizá sólo seamos agua fluyendo;
el camino nos lo tenemos que hacer nosotros.

Más no permitas que el cauce esclavice al río,
no sea que en vez de un camino tengas una cárcel.

La infelicidad no es un problema técnico,
es el resultado de haber tomado el camino equivocado.

Amo mi locura que me vacuna contra la estupidez.
Amo el amor que me inmuniza ante la infelicidad
que pulula por doquier, infectando almas
y atrofiando corazones.

El amor es, a nivel sutil,
la esencia de nuestra instancia inmunológica.

La gente está tan acostumbrada a complicarse,
que rechaza de antemano la simplicidad.

La gente está tan acostumbrada a ser infeliz,
que la sensación de felicidad
les resulta sospechosa.

La gente está tan reprimida, que la espontánea ternura
le incomoda y el amor le inspira desconfianza.

Hay cosas que son muy razonables, objetivas y… apestan.

Ya no podemos perder el tiempo
en seguir aprendiendo técnicas espirituales cuando aún estamos vacíos de amor.

Quienes no están preparados para escuchar
tienen la recompensa de no enterarse de nada.

Disfruta de lo que tienes, recibe lo que venga,
crea e inventa lo que necesites, haz sólo lo que puedas,
y fundamentalmente celebra lo que tengas.

La vida es un canto a la belleza,
una convocatoria a la transparencia

Cuando esto lo descubras desde la vivencia,
el viento volverá a ser tu amigo,
el árbol se tornará en maestro
y el amanecer en ritual.

La noche se vestirá de colores,
las estrellas hablarán el idioma del corazón
y el espíritu de la tierra reposará otra vez tranquilo.

¡Me declaro vivo!

Chamalú.
Indio Quechua

Uploaded on authorSTREAM by ketylu

martes, 9 de octubre de 2012

En el aniversario de la muerte del Che Guevara


Soy de un país donde se llora por el Che o en todo caso
se canta por el Che y
algunos están contentos con su muerte
...

"vieron" dicen "estaba equivocado la cosa
no es así" dicen y cómo carajo será la cosa no lo dicen o
prefieren recitar viejos versículos o
indicar señalar aconsejar mientras
los demás callan
miran al aire con los ojos perdidos
el comandante Guevara entró a la muerte
y allá andará según se dice
Soy de un país donde costó creer que se moría y
muchos
un servidor entre otros
se consolaba así:
"pero si él dice no hay que
pelear hasta morir hay que
pelear hasta vencer entonces no está muerto"
otros lloraban demasiado como quien
ha perdido a su padre y yo creo
que él no es nuestro padre y
con todo respeto creo que
está mal llorarlo así
Soy de un país donde los enemigos no
pudieron depositar un solo insulto una sola
suciedad una sola pequeña porquería
sobre él y hasta algunos
lamentaron su muerte no
por bondad o
humanidad o piedad
sino porque esos viejos perros
o muertos con permiso sintieron por fin un enemigo que
valía la pena ...
El comandante Guevara entró a la muerte
y allá andará según se dice...


Juan Gelman

viernes, 31 de agosto de 2012

"Poema Correspondencia Del Fuego", de Tilo Wenner

 

Mientras yo te miro, tú muestras tu alma.

Tus detalles más pequeños me conmueven;

por ejemplo, un cabello sobre tu frente, un

lunar en tu vientre.

Todos los días te descubro y describo;

al día siguiente vuelves a ser la desconocida.

Nunca faltaré a tus citas.

Nada me parece inútil en ti.

Lo revelador es el modo como compones tu

imagen.

Decir que eres la dueña de las nubes, es

apenas indicar uno de tus atributos.

Todo lo que tocas se convierte en correspondencia

del fuego.

Tus manos lucen mejores que las estrellas

en una noche de verano en el mar.

Estás llena de señales; eres como un mapa

de un país imaginario.

Eres transparente y sabia.

Tu sangre es mansa y volcánica.

Eres tan cambiante como la permanencia.

Lo que reflejan tus ojos es lo distinto que

podría ocurrir.

Siempre estás abierta.

El magnetismo que irradias contamina a todos

los que se te acercan.

Escandalizas con tu inocencia al cielo y la

tierra.

Brillás más que una garza en un plenilunio

de otoño.

Eres como una lluvia imprevisible.

Amo cada uno de tus momentos.

Eres real, y sin embargo eres la ilusión

perfecta.

Eres niña como un gran pan de azúcar.

Cuando tú me miras callo y sonrío.

 

"Poema Correspondencia Del Fuego", de Tilo Wenner

Mientras yo te miro, tú muestras tu alma.
Tus detalles más pequeños me conmueven;
por ejemplo, un cabello sobre tu frente, un
lunar en tu vientre.
Todos los días te descubro y describo;
al día siguiente vuelves a ser la desconocida.
Nunca faltaré a tus citas.
Nada me parece inútil en ti.
Lo revelador es el modo como compones tu
imagen.
Decir que eres la dueña de las nubes, es
apenas indicar uno de tus atributos.
Todo lo que tocas se convierte en correspondencia
del fuego.
Tus manos lucen mejores que las estrellas
  en una noche de verano en el mar.
Estás llena de señales; eres como un mapa
de un país imaginario.
Eres transparente y sabia.
Tu sangre es mansa y volcánica.
Eres tan cambiante como la permanencia.
Lo que reflejan tus ojos es lo distinto que
podría ocurrir.
Siempre estás abierta.
El magnetismo que irradias contamina a todos
los que se te acercan.
Escandalizas con tu inocencia al cielo y la
tierra.
Brillás más que una garza en un plenilunio
de otoño.
Eres como una lluvia imprevisible.
Amo cada uno de tus momentos.
Eres real, y sin embargo eres la ilusión
perfecta.
Eres niña como un gran pan de azúcar.
Cuando tú me miras callo y sonrío.

lunes, 27 de agosto de 2012

"Los árboles", de León Benaros

 

Dioses callados, huéspedes dichosos,

trofeos, enterrados homenajes,

desde sus días altos y salvajes

al sol se orientan, de su beso ansiosos.

Ramos les dan los días misteriosos

y una embriaguez total, en verde encaje,

les cuelga de los vívidos ramajes

flores de perfección, frutos hermosos.

Felices ellos, pues que su porfía

de cárcel vertical, en las serenas

tardes es fiel al rito de su día.

 

Pero yo, extraño de hábitos y penas,

¿qué luz he de poder decir que es mía,

inmóvil de presagios y cadenas?

miércoles, 15 de agosto de 2012

"Lluvia", Por Raúl González Tuñón


entonces comprendimos que la lluvia también era hermosa.

unas veces cae mansamente y uno piensa en los cementerios abandonados.

otras veces cae con furia y uno piensa en los maremotos que se han tragado tantas espléndidas islas de extraños nombres.

...

de cualquier manera la lluvia es saludable y triste.

sus tambores acunan nuestras noches y la lectura corre a su lado por los canales del sueño.

tú venías hacia mí y los otros seres pasaban.

no habían despertado todavía al amor, no sabían nada de nosotros.

de nuestro gran secreto.

ignoraban la intimidad de nuestros abrazos voluptuosos, la ternura de nuestra fatiga.

acaso los rostros amigos, las fotografías, los paisajes que hemos visto juntos, tantos gestos que hemos entrevisto o sospechado, los ademanes y las palabras de ellos. todo, todo ha desaparecido y estamos solos bajo la lluvia, solos en nuestro compartido, en nuestro apretado destino, en nuestra posible muerte única, en nuestra posible resurrección.

te quiero con toda la ternura de la lluvia.

te quiero con toda la violencia de la lluvia.

te quiero con todos los tambores de la lluvia.

te quiero con todos los violines de la lluvia.

aún tenemos fuerzas para subir la callejuela empinada. recién estamos descubriendo los puentes y las casas, las ventanas y las luces, los barcos y los horizontes.

tú estás arriba, suntuosa y bíblica, pero tan humana; increíble, pero tan real; numerosa, pero tan mía.

yo te veo hasta en la sombra imprecisa del sueño.

oh, visitante.

ya es seguro que ningún desvío nos separará.

iguales luces señaleras nos atraen hacia la compartida vida, hacia el destino único.

ni en nuestra carne ni en nuestro espíritu nunca pasaremos la línea del otoño.

porque la intensidad de nuestro amor es tan grande, tan poderosa, que no nos daremos cuenta cuando todo haya muerto, cuando tú y yo seamos dos sombras y todavía estemos pegados, juntos, subiendo siempre la callejuela sin fin de una pasión irremediable.

oh, visitante.

estoy lleno de tu vida y de tu muerte.

estoy tocado de tu destino.

al extremo de que nada te pertenece sino yo.

al extremo de que nada me pertenece sino tú.

sin embargo yo quería hablar de la lluvia, igual, pero distinta, ya al caer sobre los jardines, ya al deslizarse por los muros, ya al reflejar sobre el asfalto las súbitas, las fugitivas luces rojas de los automóviles, ya al inundar los barrios de nuestra solidaridad y de nuestra congoja, los humildes barrios de los trabajadores.

la lluvia es bella y triste y acaso nuestro amor sea bello y triste, y acaso esa tristeza sea una manera sutil de la alegría. intima, recóndita alegría.

estoy tocado de tu destino.

oh, lluvia. oh, generosa.

"Traspatio", por Maria Cristina Ramos, Neuquén

 

Estoy sentada en el umbral esperando que vuelva mi madre. Siento esta larga sed. Pasa un hombre vendiendo naranjas y nadie compra una para mí. Estoy sentada en el umbral,soportando el peso de mis útiles y la tirantez del guardapolvo. He traído el patio de la escuela pegado en los zapatos.

Estoy sentada en el patio de la escuela esperando que vuelva mi madre. Se oye chirriar el columpio y ha de ser el viento el que se hamaca. Pasa una niña sola con una naranja.

Estoy sentada en la sombra de mi casa esperando que vuelva mi madre. El tiempo ha carcomido la memoria de los árboles.El viento de la escuela se ha llevado mis lápices. Hay unos zapatos casados con el silencio en el traspatio de la memoria. Estoy esperando que vuelva y nadie pasa.

(Maria Cristina Ramos)

sábado, 11 de agosto de 2012

No decía palabras,

 

No decía palabras,
Acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
Porque ignoraba que el deseo es una pregunta
Cuya respuesta no existe,
Una hoja cuya rama no existe.

Un mundo cuyo cielo no existe.
La angustia se abre paso entre los huesos.
Remonta por las venas
Hasta abrirse en la piel,
Surtidores de sueño
Hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.
Un roce al paso,
Una mirada fugaz entre las sombras,
Bastan para que el cuerpo se abra en dos,
Ávido de recibir en sí mismo
Otro cuerpo que sueñe;
Mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
Iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.
Aunque sólo sea una esperanza,
Porque el deseo es una pregunta cuya respuesta nadie sabe.


Luis Cernuda

No decía palabras,
Acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
Porque ignoraba que el deseo es una pregunta
Cuya respuesta no existe,
Una hoja cuya rama no existe.
Un mundo cuyo cielo no existe.

La angustia se abre paso entre los huesos.
Remonta por las venas
Hasta abrirse en la piel,
Surtidores de sueño
Hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

Un roce al paso,
Una mirada fugaz entre las sombras,
Bastan para que el cuerpo se abra en dos,
Ávido de recibir en sí mismo
Otro cuerpo que sueñe;
Mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
Iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.

Aunque sólo sea una esperanza,
Porque el deseo es una pregunta cuya respuesta nadie sabe. 

Luis Cernuda

lunes, 6 de agosto de 2012

"Teoría de los buenos deseos", Hamlet Lima Quintana


Que no te falte tiempo
para comer con los amigos

partir el pan,
reconocerse en las miradas.


Deseo que la noche
se te transforme en música
y la mesa en un largo
sonido de campanas.


Que nada te desvíe,
que nada te disturbe
que siempre tengas algo
de hoy para mañana
y que lo sepas dar
para regar las plantas
para cortar la leña,


para encender el fuego,
para ganar la lucha,
para que tengas paz.


que es la grave tarea
que me he impuesto esta noche
hermano mío.

viernes, 3 de agosto de 2012

MI VIDA * Clarice Lispector


575965_3211040169734_143136652_n[1]

'Mi vida no tiene más remedio
Estaré engañándome diciendo que

Todavía es posible el futuro que soñé
Tengo absoluta certeza que
Nada de lo que aprendí fue en vano
Siento dentro de mí que
Tener un sueño no significa nada
No podría decir jamás que
Mi futuro puede ser brillante
Siento cada vez más que
Ya no tengo esperanza
Y jamás volveré a mentir que
La vida es una gran fiesta
Hoy reconozco que es verdad que
Vivir es no dejarse llevar por la ilusión...'

*Este poema puede también ser leído desde la última línea hacia arriba.

jueves, 2 de agosto de 2012

"LLAMADO POR LOS MALOS POETAS", por Rodolfo Fogwill

 

Se necesitan malos poetas.
Buenas personas, pero poetas
...

malos. Dos, cien, mil malos poetas
se necesitan más para que estallen
las diez mil flores del poema.


Que en ellos viva la poesía,
la innecesaria, la fútil, la sutil
poesía imprescindible. O la in-
versa: la poesía necesaria,
la prescindible para vivir.

Que florezcan diez maos en el pantano
y en la barranca un Ele, un Juan,
un Gelman como elefante entero de cristal roto,
o un Rojas roto, mendigando
a la Reina de España.


(Ahora España
ha vuelto a ser un reino y tiene Reina,
y Rey del reino. España es un tablero
de alfiles politizados y peones
recién comidos: a la derecha, negros, paralizados, fuera del juego).


Y aquí hay torres de goma, alfiles
politizados y damas policiales
vigilando la casa.


A la caza del hombre,
por hambre, corren todos, saltan
de la cuadrícula y son comidos.
Todo eso abunda: faltan los poetas,
los mil, los diez mil malos, cada uno
armado con su libro de mierda. Faltan,
sus ensayitos y sus novela en preparación.


Ah.. y los curricola,
y sus diez mil applys nos faltan.
No es la muerte del hombre, es una gran ausencia
humana de malos poetas. Que florezcan
cien millones de tentativas abortadas,
relecturas, incordios,
folios de cartulina, ilustraciones
de gente amiga, cenas
con gente amiga, exégesis, escolios,
tiempo perdido como todo.


Se necesitan poetas gay, poetas
lesbianas, poetas
consagrados a la cuestión del género,
poetas que canten al hambre, al hombre,
al nombre de su barrio, al arte y a la industria,
a la estabilidad de las instituciones,
a la mancha de ozono, al agujero
de la revolución, al tajo agrio
de las mujeres, al latido
inaudible del pentium y a la guerra
entendida como continuidad de la política,
del comercio,
del ocio de escribir.


Se necesitan Betos, Titos, Carlos
que escriban poemas. Alejandras y Marthas
que escriban. Nombres para poetas,
anagramas, seudónimos y contraseñas
para el chat room del verso se necesitan.


Una poesía aquí del cirujeo en la veredas.
Una poesía aquí de la mendicidad en las instituciones.
Una poesía de los salones de lectura de versos.

miércoles, 1 de agosto de 2012

"DISTANCIA", por Aledo Luis Meloni

¡Felices 100 años Aledo Luis Meloni!

En la polvareda verde
...

Del monte, al sol, galopando,
Desde mi escuela a tu escuela
Hay una legua de canto.


Si lo sabremos
Yo y mi caballo…


Y en la polvareda oscura
De la noche, paso a paso,


Hay de tu escuela a mi escuela
Diez leguas de sobresalto.


Si lo sabremos
Yo y mi caballo…

¡Felices 100 años Aledo Luis Meloni!

"DISTANCIA", por Aledo Luis Meloni

En la polvareda verde
Del monte, al sol, galopando,
Desde mi escuela a tu escuela
Hay una legua de canto.


Si lo sabremos
Yo y mi caballo…


Y en la polvareda oscura
De la noche, paso a paso,
Hay de tu escuela a mi escuela
Diez leguas de sobresalto.


Si lo sabremos
Yo y mi caballo…

"2 am", por Ernesto Cardenal


Es la hora del Oficio Nocturno, y la iglesia
en penumbra parece que está llena de demonios.
Esta es la hora de las tinieblas y de las fiestas.
...

La hora de mis parrandas. Y regresa mi pasado.
«Y mi pecado está siempre delante de mí.»
Y mientras recitamos los salmos, mis recuerdos
interfieren el rezo como radios y como roconolas.
Vuelven viejas escenas de cine, pesadillas, horas
solas en hoteles, bailes, viajes, besos, bares.
Y surgen rostros olvidados. Cosas siniestras.
Somoza asesinado sale de su mausoleo. (Con
Sehón, rey de los amorreos, y Og, rey de Basán.)
Las luces del «Copacabana» rielando en el agua negra
del malecón, que mana de las cloacas de Managua.
Conversaciones absurdas de noches de borrachera
que se repiten y se repiten como un disco rayado.
y los gritos de las ruletas, y las roconolas.
«Y mi pecado está siempre delante de mí.»
Es la hora en que brillan las luces de los burdeles
y las cantinas. La casa de Caifás está llena de gente.
Las luces del palacio de Somoza están prendidas.
Es la hora en que se reúnen los Consejos de Guerra
y los técnicos en torturas bajan a las prisiones.
La hora de los policías secretos y de los espías,
cuando los ladrones y los adúlteros rondan las casas
y se ocultan los cadáveres. Un bulto cae al agua.
Es la hora en que los moribundos entran en agonía.
La hora del sudor en el huerto, y de las tentaciones.
Afuera los primeros pájaros cantan tristes,
llamando al sol. Es la hora de las tinieblas.
Y la iglesia está helada, como llena de demonios,
mientras seguimos en la noche recitando los salmos

 

martes, 17 de julio de 2012

LIBERTAD ~ NUESTRA ILUSIÓN GUARANÍ



Tormenta en el espejo de agua dulce
memoria del arcoíris guaraní,
... libertad de la luz


Lugo pasa por el corazón
el Uruguay se abre al regalo
regala agua dulce
regala pájaros pintados
aire de libertad
espejo de las libertades
espejo de sed corriente
espejito de los que quieren la tierra
el olvido de la tierra una nube
la mentira golpea e intenta el engaño
quien juega con la nube miente
rompe el espejo de la memoria
acaso aquí hallo pedazos del sol
a mirarnos ya en la ilusión guaraní
al tocar el cielo se descubre la montaña
donde estamos parados vive el pueblo
vivo tras una máscara pegada
el pueblo desea escuela
la historia del día tiene a Varela
la tierra tiene un Artigas del Sur
hoy levantan las banderas.--

Jorge Jesús.

Jorge Jesús

miércoles, 11 de julio de 2012

Pere Quart (Es uno de los poetas catalanes más importantes del siglo XX)

 

Espero, sospecho, temo, quisiera
Espero que no me mire,
que no me vea.
...
Sospecho que está siempre,
que no falla,
que me tiene fichado,
que no hay escapatoria.
Temo que me amenace,
que me riña,
que me castigue,
o que me espíe,
y me siga.
Me desazonan los misterios
los oráculos,
los enigmas,
los dones, los privilegios,
los éxtasis.
Las ceremonias me desasosiegan:
el culto,
la nube sacra.
Y quisiera sentirlo y verlo
hablarle, entenderlo,
servirlo como un hombre
siempre.
Quisiera que me tomara de una vez
o que me mudase en hoja,
en cosa pura, estúpida
en silencio o aire,
en piedra,
en átomo,
de su reino total.
Quiero amor o calma.Ver más

 

Foto: Pere Quart  (Es uno de los poetas catalanes más importantes del siglo XX)
 
Espero, sospecho, temo, quisiera

Espero que no me mire, 
               que no me vea.

Sospecho que está siempre,
                     que no falla,
                     que me tiene fichado,
                     que no hay escapatoria.

Temo que me amenace,
             que me riña,
             que me castigue,
             o que me espíe, 
             y me siga.

Me desazonan los misterios
                              los oráculos,
                              los enigmas,
                              los dones, los privilegios,
                              los éxtasis.

Las ceremonias me desasosiegan:
                                 el culto,
                                 la nube sacra.

Y quisiera sentirlo y verlo
                      hablarle, entenderlo,
                      servirlo como un hombre
                      siempre.
 Quisiera que me tomara de una vez
                   o que me mudase en hoja,
                   en cosa pura, estúpida
                   en silencio o aire,
                   en piedra,
                   en átomo,

de su reino total.

Quiero amor o calma.

sábado, 7 de julio de 2012

Cuento breve recomendado: "El primer día", de Juan Sternberg

 

Fuente de la imagen

EL PRIMER DÍA…

Juan Sternberg (Bélgica, 1929)

El primer día, Dios se creó a sí mismo. Ha de haber un comienzo para todo.

Luego creó el vacío. Encontró que le había quedado muy grande, y se sintió impresionado.

El tercer día imaginó las galaxias, los planetas y los soles. No se sintió excesivamente satisfecho, sin saber exactamente por qué.

El cuarto día hizo un poco de jardinería: decoró algunos planetas elegidos con un verdadero sentido artístico, y se sintió feliz al probarse a sí mismo que era un dios con gusto, destilando a través del universo una sutil perfección.

El quinto día, sin embargo, para relajarse de los esfuerzos de la víspera, decidió divertirse un poco: imaginó un mundo que no era más que una flagrante falta de gusto, lo atiborró con horribles colores, y lo pobló de una gran cantidad de repugnantes monstruos. Luego llamó a aquel mundo la Tierra.

Cuento breve recomendado : "Te quiero a las diez de la mañana", de Jaime Sabines

 

Jaime Sabines (1926-1999).
Fuente de la imagen

"Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay días también, hay horas, en que no te conozco, en que me eres ajena como la mujer de otro".

“TE QUIERO A LAS DIEZ DE LA MAÑANA...”

Jaime Sabines (México, 1926-1999)

Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia. Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la comida o en el trabajo diario, o en las diversiones que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con la mitad del odio que guardo para mí.

Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y siento que estás hecha para mí, que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos me convencen de ello, y que no hay otro lugar en donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu cuerpo. Tú vienes toda entera a mi encuentro, y los dos desaparecemos un instante, nos metemos en la boca de Dios, hasta que yo te digo que tengo hambre o sueño.

Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay días también, hay horas, en que no te conozco, en que me eres ajena como la mujer de otro. Me preocupan los hombres, me preocupo yo, me distraen mis penas. Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo. Ya ves. ¿Quién podría quererte menos que yo, amor mío?

Cuento breve recomendado (7): "Hablaba y hablaba...", de Max Aub

 

el_baile


HABLABA Y HABLABA...

Max Aub (París –España, 1903-1972)



Hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba. Y venga hablar. Yo soy una mujer de mi casa. Pero aquella criada gorda no hacía más que hablar, y hablar, y hablar. Estuviera yo donde estuviera, venía y empezaba a hablar. Hablaba de todo y de cualquier cosa, lo mismo le daba. ¿Despedirla por eso? Hubiera tenido que pagarle sus tres meses. Además hubiese sido muy capaz de echarme mal de ojo. Hasta en el baño: que si esto, que si aquello, que si lo de más allá. Le metí la toalla en la boca para que se callara. No murió de eso, sino de no hablar: se le reventaron las palabras por dentro.

lunes, 2 de julio de 2012

EXILIO

 

WEB MUJER COLIBRÍ

La ciudad donde nací
ya no existe
pero seguirás encontrándola
en el mapa de Europa del Este
...
Exiliada de la realidad
de varios siglos de su historia
no es más sino un montón de muros
y fachadas sin alma
Sus actuales habitantes no están conscientes
de la carga de nostalgias que miran sus ojos
sin admiración sin horror
Para ellos la ciudad no hizo
sino cambiar de piel
Sus leones míticos ya no protegen la memoria
de tantos pueblos e idiomas
Aún les sangra la espalda
bajo el látigo del Domador
La casa de la que me arrancaron
aún sobrevive según me cuentan
visitada por sus fieles muertos


----------
Kristina Rodowska. Traductora y ensayista ucraniana, nacida en Lwow (Ex Polonia, actual Ucrania), en 1940. Obtuvo su diploma de maestría en letras francesas en la Universidad de Varsovia en 1966. Publicó seis libros de poemas uno de los cuales Arriba fuego, abajo fuego recibió el premio Fundación de Cultura de su país. Ha sido traducida a numerosos idiomas y ganó asimismo el premio "Literatura en el mundo" por su trducción de los poemas escogidos de Octavio Paz. También tradujo a Jorge Luis Borges, Vicente Huidobro, Pablo Neruda, Nicanor Parra, Roberto Juarroz y Alejandra Pizarnik.

martes, 26 de junio de 2012

«El quinto día de una huelga de hambre», un poema de Nazım Hikmet

528370_322033204530571_100001716827503_936947_350888771_n

 

Si no consigo expresar bien, hermanos,
lo que quiero decirles,
tendrán que disculparme:
siento algunos mareos,
me da vueltas un poco la cabeza.
No es el alcohol.
Apenas, es un poquito de hambre.

Hermanos,
los de Europa, los de Asia, los de América:
yo no estoy en prisión ni en huelga de hambre.
Me he tendido en el césped, esta noche de mayo,
y los ojos de ustedes me miran de muy cerca,
lucientes como estrellas,
en tanto que sus manos
son una sola mano estrechando la mía,
como la de mi madre,
como la de mi amada,
como la de mi vida.

Hermanos míos:
por otra parte, ustedes nunca me abandonaron,
ni a mí, ni a mi país,
ni tampoco a mi pueblo.
Del mismo modo que los quiero a ustedes,
ustedes quieren a los míos, lo sé.
Gracias, hermanos, gracias.

Hermanos míos:
yo no tengo la intención de morir.
Si soy asesinado,
sé que entre ustedes seguiré viviendo:
yo estaré en los poemas de Aragón
(en su verso que canta la dicha del futuro),
yo estaré en la paloma de la paz, de Picasso,
yo estaré en las canciones de Paul Robeson
y, sobre todo
y lo que es más hermoso:
yo estaré en la triunfante risa del camarada,
entre los cargadores portuarios de Marsella.
Para decirles la verdad, hermanos,
yo soy feliz, feliz a rienda suelta.

 

Nazım Hikmet

miércoles, 20 de junio de 2012

POEMA DE AMOR - Roque Dalton

abillionheart


Los que ampliaron el Canal de Panamá
(y fueron clasificados como “silver roll” y no como “gold roll”)
los que repararon la flota del Pacífico en las bases de California,
los que se pudrieron en las cárceles de Guatemala,
México, Honduras, Nicaragua,
por ladrones, por contrabandistas, por estafadores, por hambrientos,
los siempre sospechosos de todo
(“me permito remitirle al interfecto por esquinero sospechoso
y con el agravante de ser salvadoreño”),
los que llenaron los bares y los burdeles de todos los puertos
y capitales de la zona
(“La Gruta Azul”, “El Calzoncito”, “Happyland”),
los sembradores de maíz en plena selva extranjera,
los reyes de la página roja,
los que nunca sabe nadie de dónde son,
los mejores artesanos del mundo,
los que fueron cosidos a balazos al cruzar la frontera,
los que murieron de paludismo,
o de las picadas del escorpión o la barba amarilla
en el infierno de las bananeras,
los que lloraron borrachos por el himno nacional
bajo el ciclón del Pacífico o la nieva del norte,
Antología poética de Roque Dalton 32
los arrimados, los mendigos, los marihuaneros,
los guanacos hijos de la gran puta,
los que apenitas pudieron regresar,
los que tuvieron un poco más de suerte,
los eternos indocumentados,
los hacelotodo, los vendelotodo, los comelotodo,
los primeros en sacar el cuchillo,
los tristes más tristes del mundo,
mis compatriotas,
mis hermanos.

Roque Dalton

lunes, 18 de junio de 2012

Carlos Latorre / Entre todos los muebles...

 

La luz roja


Entre todos los muebles que adornan los mundos interiores prefiero los carnívoros
Los armarios para las noches de tormenta
Mi lecho de reguero de pólvora
Su lecho para la materia que constantemente se transforma
El amor siempre toma la forma de los cuerpos que lo contienen
La casa se adapta a los hijos que engendra
Por eso entre dos mujeres elijo siempre a la del golpe de gracia
La que ama de arriba abajo
Entre ella y yo ponemos en marcha el largo tren del peligro


Carlos Latorre (Buenos Aires, 1916-1980), Otro río que pasa. Un siglo de poesía argentina contemporánea, editorial Bajo la Luna, Buenos Aires, 2010

Nota sobre la edición: Los cien años que corren desde 1910 a 2010 fueron divididos en diez décadas y se le asignó cada una a un poeta argentino, con la consigna de que eligiera los diez poemas publicados en ese lapso que considerara los más importantes. Santiago Sylvester, Javier Adúriz, Jorge Aulicino, Javier Cófreces, Tamara Kamenszain, Diana Bellessi, Fabián Casas, Eduardo Mileo, Mirta Rosenberg y Jorge Fondebrider, quien coordinó la antología, fueron de ese modo los antólogos de un libro cuyo resultado son 100 poemas, publicados en 100 años, seleccionados por 10 poetas de edades y procedencias estéticas diferentes. El poema de Carlos Latorre que aquí se publica fue elegido por Javier Cófreces, a quien le tocó en suerte la década de los años 50.
Ilustración: Tres temas tangentes, 1954, Alfredo Hlito
De Latorre en este blog:
El amor y todo