lunes, 29 de noviembre de 2010

<< Yo, el Poeta, señor del canto,
Yo, el cantor, hago resonar mi tambor.
 ¡Ojalá mi CANTO despierte 
las almas de mis compañeros muertos! >>

                                                        //Poetas de la Casa del Canto//

Las ciguapas o corazones cazadores
(Mito de república Dominicana)


Tristísima estrellla;
adorna los abismos de la noche…>>
                                                POESIA MAYA



Las ciguapas tienen malas costumbres, propias de un corazón cazador: como son bellas y extrañas mujeres salvajes que habitan en la zona de las serranías y poseen poderes mágicos, salen por las noches en busca de algún caminante nocturno al que embrujan, enamoran y después matan.

Son de tez morena, de ojos negros y rasgados, tienen un bello rostro y el pelo largo y lustroso, andan desnudas y cubiertas por su cabello abundante. Todos coinciden en su hermosura, a pesar de que sus cuerpos no son iguales a los de las mujeres comunes y corrientes ya que son diminutos y poseen piernas largas y delgadas; hay quienes afirman que no cubren su desnudez con su cabellera sino con plumas preciosas. No emiten un canto de sirena sino un aullido parecido al del libo que, en las noches de luna creciente, se transforma en el llanto de un niño. Les esperan infortunios terribles y penas aterradoras a quienes se atrevan a matar a una ciguapa.


Ellas salen por las noches de sus escondites en las montañas para robar manteca y carne cruda de las cocinas de las casas y también se apropian sin pedir permiso del maíz de los conucos . Hay quienes dicen que a veces duermen afuera de las cuevas montañosas, a la intemperie, sobre las ramas de los arboles, en las zonas boscosas más oscuras, en las que se alimentan de frutos y de aves. Y cuando nadie las ve, bajo el cielo de la madrugada, estas mujeres de cuerpos emplumados cabalgan por los llanos de las montañas y después descansan y hacen trenzas en las crines y las colas de los caballos.

Se dice, además, que una ciguapa se atrapa un día de luna creciente con un perro jíbaro . No obstante, se aconseja dejarlas en paz pues pesa sobre quien las caza el maleficio de una muerte segura. Si algún cazador de ciguapas logra sortear tal maleficio y tomarlas prisioneras y sin embargo sobrevivir, , comprobará que es tan grande el dolor que las ciguapas sienten en cautiverio, que al final mueren de tristeza.

Se dice también que no solo poseen un corazón cazador y un espíritu arisco, SINO QUE SON TRISTES COMO LOS AMORES PERDIDOS: las ciguapas tienen los pies al revés y dejan huellas contrarias al rumbo de su destino.



                                                                            *** *** ***
Juan Rulfo: Una novela de murmullos
Posted by Magda Díaz y Morales in Videos literarios









Felicidades a José Gordon, y al equipo de Imaginantes, por el merecido Premio Internacional Goliardos.



*                                                                     *                                                                                 *

HOLIDAYS CLASSIFIED


¿Existe algún lugar en el que podamos pedir prestado un niñito de tres o cuatro años de edad para las fiestas? Tenemos un lindo hogar y nos ocuparíamos muy bien de él, devolviéndolo sano y salvo. Nosotros tuvimos un niñito, pero no pudo quedarse, y lo extrañamos mucho cuando llega la Navidad. Por favor, comunicarse con José y María, de Belén, al +++-++++.