viernes, 1 de octubre de 2010

La Madrugada




Éste es el momento
del lugar común
del cansancio obvio
de día concluído

es el instante en que recuerdo
tu lengua leve
la caricia magnífica
nuestra risa satisfecha

momento de deseo
añoranza
lágrima conmovida,
tu olor en la distancia.

Escribo este poema enamorado
imaginando que sólo tú lo leerás.

En este momento
digo
que eres todos los poemas en mí.